Pages Navigation Menu

AG Academias, institución especializada en Cursos y Talleres de Masaje, Quiromasaje, Osteopatía, Balneoterapia y Spa, Kinesiología, Kobido, Shiatsu y otras Terapias Manuales

¡Un masaje, por favor!

¡Un masaje, por favor!

Abandonar todo y a todos durante un par de horas para recibir un masaje se ha convertido en una necesidad, no en un capricho. El objetivo del masaje es aliviar tensiones, relajar los músculos y otorgar calma al organismo, sometido a un ritmo frenético de trabajo que lo castiga e incluso lo maltrata.

En función de las necesidades, los spa y los centros de belleza ofrecen una amplia carta de masajes que se combinan con frutas, agua, aceites y esencias naturales que otorgan mimo e hidratación a la piel.

TRANQUILIDAD Y EQUILIBRIO.

Existe una gran variedad de masajes, que cada uno puede elegir de acuerdo a sus gustos y necesidades.

El masaje tailandés Nuad Thai es un exponente máximo de la filosofía de paz, tranquilidad y equilibrio que se desarrolla en toda Tailandia. En este masaje el terapeuta emplea no solo las manos, sino sus codos, brazos, pies y piernas como instrumentos para efectuar manipulaciones, presiones y maniobras destinadas a ayudar a estirar, doblar y desbloquear todos y cada uno de los músculos y articulaciones.

Su objetivo es favorecer la apertura de los flujos de energía logrando, además, alargar los músculos y liberar las tensiones, incluso las más profundamente arraigadas. El resultado: un perceptible estado de bienestar, flexibilidad y relajación inmediato.

Cada zona del cuerpo es convenientemente desbloqueada, estirada e incluso ‘retorcida’ sin que, pese a la aparente complicación de ciertos estiramientos, en ningún momento a lo largo del proceso, el cliente perciba más que sensaciones relajantes y placenteras de liberación muscular y mental.

El broche de oro llega con una infusión desintoxicante y refrescante servida con el clásico ritual del té, al borde de la espectacular piscina climatizada del spa.

AYURVEDA Y AGUA TERMAL

En tanto, el Ritual Ayurveda con vapor, centrado en conectar la mente y el cuerpo, es un masaje en el que el vapor juega un papel fundamental abriendo los poros para aumentar la recepción del método Shirodhara.

Este tratamiento se concentra en trabajar los chakras energizándolos a través de un flujo que cae en la frente de quién recibe el tratamiento. Para completar la armonización de la persona se practica un masaje corporal a la luz y el calor de velas.

El masaje Watsu, por su parte, es un protocolo que se realiza dentro de una piscina de agua termal para conseguir un estado de relax absoluto. Sumergido en agua termal, a 35º de temperatura, el terapeuta realiza un masaje flotante con movimientos de shiatsu.

Para mayor relax, en el interior de la piscina, incluso debajo del agua, se puede escuchar una música relajante, mientras en el techo de la sala se van produciendo una serie de combinaciones de diferentes luces de colores basadas en los efectos de la cromoterapia.

EN PLAN GOURMET

Nutrir al mismo tiempo los sentidos y el alma es la filosofía de muchos terapeutas, que utilizan una serie de productos extremadamente suaves y delicados de La India y de Tailandia, con certificado BIO y formulados con ingredientes de origen natural como el arroz, el jazmín, la papaya y el lemongrass (o citronella).

Con estos cuatro ingredientes, que actúan por separado pero con la misión de alcanzar el máximo bienestar en cuerpo y mente, se practican diferentes protocolos, aunque todos ellos comienzan con una exfoliación corporal que elimina y disuelve las células muertas que se van acumulando en la piel.

A continuación, tras una breve ducha para activar la circulación, se aplica una mascarilla que penetra en profundidad en la dermis gracias a una envoltura de papel plástico, no osmótico, que evita el exceso de sudoración.

Transcurridos unos 20 minutos, y después de otra ducha para eliminar los restos de mascarilla, el protocolo finaliza con la aplicación de una loción corporal, cuya función principal es hidratar a fondo la piel, así como favorecer la regeneración y aportar una sensación de bienestar sublime, confiriéndole además un aspecto liso, cuidado, sedoso y muy relajado.

El tratamiento de arroz es específico para nutrir y calmar la dermis, mientras que el de papaya, rico en vitamina A y C, va dirigido a las pieles sensibles. El lemongraas combate las celulitis y retención de líquidos y el protocolo de jazmín se reserva para calmar el estrés.

Ahora, el masaje está considerado como una terapia relajante más que una costumbre hedonista que además de relajar ayudar a recargar las pilas.

Fuente del artículo original.

¿Eres sociable? Compártelo!
  • Print
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Add to favorites

  • RSS
  • Facebook
  • Google+
  • Twitter
  • Picasa
  • YouTube